Calderas de condensación de gas para luchar contra el cambio climático

Gas natural contra el cambio climático

Cambia a una caldera de condensación de gas para luchar contra el cambio Climático

Aunque actualmente podemos ver en todos los medios propaganda a favor de las calderas de biomasa. Debemos tener presente que aunque los combustibles encuadrados en la denominación de “biomasa” son combustibles renovables con menor contaminación que los combustibles fósiles como el carbón, ( la biomasa proveniene de desechos de foresta y de agricultura principalmente), la biomasa no es un combustible ecológico, tal y como nos han pregonado las empresas energéticas españolas que han construido las rentabilísimas centrales térmicas,  sino todo lo contrario, ya que con su uso se está acelerando el calentamiento global.

Los partidarios de los combustibles de biomasa, intentan confundirnos usando el término “renovable” como sinónimo de “ecológico” y sin embargo, no es así, la energía proveniente de la quema de biomasa nunca debe de equipararse con energías obtenidas del sol, del viento o del agua ( solar, eólica o hidraúlica) ya que estas no contaminan, al contrario de la obtenida de la quema de biomasa que es altamente contaminante y si está contribuyendo al calentamiento global del planeta. 

La biomasa no es tan inocente desde el punto de vista medioambiental. “Está creando ahora otro problema de contaminación. La calidad del aire empeora por la combustión de pellets (prensado a base de madera)”, afirma Jesús Rosales, responsable del Grupo de Investigación de Contaminación Atmosférica de la Universidad de Huelva.

Los humos de la combustión de la biomasa contienen dióxido de nitrógeno

Los peligros de la combustión de pellets

Los humos de la combustión de la biomasa contienen más dióxido de nitrógeno, partículas en suspensión, dióxido de azufre e hidrocarburos que los de la combustión del gas, todo el cóctel de agentes contaminantes. “Su inhalación produce Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)”, afirma el neumólogo Aurelio Arnedillo.

Hasta el punto de que en países en desarrollo, donde es muy común, por ejemplo, cocinar con fuego de chimeneas o fórmulas similares, la exposición directa a las emisiones de la combustión de biomasa en interior de viviendas tiene la misma incidencia que el tabaco a la hora de contraer esta enfermedad pulmonar, afirma el neumólogo.

En España el uso de la biomasa todavía es bajo, pero su empleo está creciendo mucho, especialmente en las poblaciones rurales y en Andalucía, promovido por las Administraciones Públicas a través de subvenciones.

La inmensa mayoría, el 96%, de estas, son para subvencionar estufas de pellets, calderas y chimeneas tecnológicas solicitadas por el sector doméstico y residencial. Muchos Ayuntamientos la están promoviendo en colegios para sus calderas de calefacción y en las propias dependencias municipales, porque parece que lo único que les importa es el precio y no la salud de los ciudadanos o del planeta en el que vivimos.

España lidera el aumento de temperaturas medias por el cambio climático

Y eso que España lidera el aumento de temperaturas medias en los países europeos ( según datos de 2018, en Ciudad Real la temperatura se ha incrementado ya en 3 grados desde el año 2000, en la Comunidad de Madrid la temperatura se ha incrementado en 2 grados y lo mismo ha ocurrido en Cuenca) debido al Calentamiento Global.

En muchas zonas rurales ya se están registrando “niveles elevados de partículas porque no se están utilizando tecnologías adecuadas”. Sin embargo, los científicos ven un mayor perjuicio en las ciudades, donde las emisiones de la biomasa no hacen sino sumar polución a un entorno ya contaminado por el tráfico y otras fuentes de emisiones, según un estudio del Instituto de Diagnóstico Medioambiental y Estudios del Agua, organismo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. “Vamos a actuar en las zonas donde haya más implantación de biomasa con planes para mejorar la tecnología de combustión de forma que se reduzcan las emisiones”.

¿Elegir una Caldera de Pellet o de Gas?

Si usted se está planteando la disyuntiva de si es mejor elegir una caldera de gas o una caldera de biomasa y le importa la salud de los suyos, de su entorno y del planeta tenga en cuenta que, en comparación con las calderas de pellets (biomasa) las modernas calderas de condensación de gas, aportan más ventajas para la salud de los suyos y para frenar el cambio climático.

Con el cambio progresivo de las calderas estándar por calderas de condensación, más eficientes y con baja emisión de NOx, se reduce la polución ambiental y se  mejora la calidad de vida.

Es de vital importancia que todos, fabricantes de calderas y usuarios, nos impliquemos  en frenar el cambio climático, reduciendo las emisiones tal y como se acordó en el tratado de París en 2015.

En Servicaldera te asesoraremos para que decidas cual es la caldera de condensación que mejor se adapta a tus necesidades.

Calderas de condensación de gas para luchar contra el cambio climático
5 (100%) 3 vote[s]